Abogado Laboral especialista en Despidos

Defendemos tus derechos en caso de despido

Dentro del derecho laboral, los despidos son una parte fundamental para cualquier despacho de abogados laboralistas. No se trata solo de intentar gestionar los despidos lo más rápidamente posible, sino también de la forma más digna.

Sabemos que, si has sido despedido, no estás en disposición de hacer frente a grandes pagos ni a facturas o incertidumbres sobre tu caso. Es por esto por lo que, en Roma Abogados, hemos decidido no cobrar absolutamente nada por adelantado. Todas tus consultas sobre tu caso serán gratis y, si decides ser nuestro cliente, te aseguraremos que cobraremos un porcentaje sobre tu indemnización. De esta manera, sabrás que nuestro trabajo estará 100% enfocado a que consigas beneficios y, además, no tendrás que gastar dinero.

Una de las máximas de nuestro bufete de abogados es, precisamente, que nunca pierdas dinero y que los beneficiados seamos ambos. Es la manera de hacer bien las cosas.

Consulta gratuita con tu abogado laboralista en caso de despido

Qué hago si me despiden

Lo primero que debes hacer es ponerte en contacto con Roma Abogados para hablar directamente con un abogado laboralista experto en la materia. Cuéntanos tu caso de forma detallada y nosotros te informaremos de tus posibilidades. Una vez tengas toda la información y las posibles opciones elige la que más te guste y ¡deja que nosotros nos ocupemos de todo!

¿Quieres saber más?

En Roma Abogados nuestro equipo de abogados laboralistas iniciarán los trámites necesarios para exigir que tu empleador cumpla con la legalidad en tu despido. Reclamaremos todos los derechos que te pertenezcan por muy complejo y arduo que resulte el trabajo.

Los mejores expertos laboralistas para solicitar que tu despido sea declarado improcedente o nulo están en Roma Abogados expertos en despidos. Los trámites que nuestros abogados realizarán en tu nombre son los siguientes:

1º Estudio de la documentación

En las reclamaciones por despido nuestros abogados laboralistas necesitaran estudiar la documentación existente para comprobar el tipo de contratación y la forma y causas del despido. A este respecto, la documentación necesaria para comprobar si el despido puede ser declarado improcedente o nulo será la siguiente:

a) Informe de vida laboral

 Nuestros abogados laboralistas expertos obtendrán de forma inmediata una vida laboral para comprobar el inicio y finalizacion de la relación laboral, tipo de contratación y jornada del trabajador. Este documento es clave a la hora de reclamar tu despido improcedente o nulo.

b) Contrato de trabajo

Es otro de los documentos necesarios para la reclamación por despido improcedente o nulo. El contrato de trabajo lo necesitamos para obtener los datos de la empresa, y trabajador, las condiciones generales y adicionales del contrato, así como para comprobar la jornada y acreditar la firma.

c) Nominas

Las nóminas son necesarias para obtener el salario a efectos de despido. En caso de que el salario que recibamos sea el mismo todos los meses solo necesitaremos la nómina del último mes completo trabajado. En caso de que el salario sea variable necesitaremos las nóminas de último año para calcular la media de salarial.

d) Carta de despido

Este es el documento que el empleador entrega al trabajador informándole de las causas y fecha de efecto del despido. Es esencial para que nuestros abogados laboralistas comprueben el cumplimiento de las formalidades necesarias para realizar el despido y que las causas se ajusten a la realidad y a la legalidad.

Estos son los documentos necesarios para que nuestros abogados laboralistas puedan reclamar por despido improcedente o nulo con éxito. No es absolutamente necesario que el cliente nos aporte todos ellos ya nuestros abogados podrán solicitar a la empresa aquellos que no estén en poder del cliente tanto por vía extrajudicial (burofax) como por vía judicial (actos preparatorios).

2º Elaboración y presentación de Papeleta de Conciliación

Tras el estudio de la documentación pertinente, nuestros abogados laboralistas elaboraran la reclamación a través de lo que se denomina papeleta de conciliación. Esto es un paso previo obligatorio para poder interponer la demanda en los juzgados. Una vez que nuestros expertos tengan la papeleta terminada, solo tendrás que firmarla y devolverla a tu abogado laboralista para que la presente en el Centro de Mediación Arbitraje y Conciliación de la provincia (CMAC). Tras la presentación, el CMAC señalará la fecha de celebración de la conciliación.

3º Celebración de la conciliación

Nuestros abogados laboralistas te representarán en la conciliación sin necesidad de que acudas. Sin embargo, podrás venir personalmente a la conciliación.

La conciliación puede celebrarse:

1.- Con avenencia: Se denomina conciliación celebrada con avenencia la que finaliza con acuerdo que pone fin a la reclamación. Este acuerdo es directamente ejecutivo mediante la correspondiente demanda.

2.- Sin avenencia: Es aquella conciliación que se cierra sin acuerdo, abriendo la posibilidad de interponer demanda.

3.- Sin efecto: Es la conciliación en la que la que el empresario no acude a la conciliación por cualquier causa o acude un representante sin poder suficiente. En caso de que se pruebe en el juicio que el empresario estaba correctamente citado se podrán solicitar, en caso de que ganemos sustancialmente la demanda, hasta 600 € de costas.

4º Demanda

Tras la celebración de la conciliación y siempre que ésta acabe sin avenencia o sin efecto, nuestros abogados laboralistas interpondrán demanda. En ella podremos solicitar al juez la prueba que consideremos oportuna tal como la citación de testigos o el requerimiento al empresario de documentos que necesitemos para ganar el juicio.

Tras la celebración del juicio donde se practicara la prueba propuesta, el caso quedará visto para sentencia.

5º Incidente de no Readmisión y Demanda Ejecutiva

Una vez recibida la sentencia estimatoria, el empresario deberá readmitir al trabajador o abonar las cuantías a las que ha sido condenado en concepto de indemnización.

En caso de que el empresario no opte por uno de las opciones en el plazo de 5 días o habiendo optado por la readmisión, no comunique esta al empresario en el plazo de 10 días, nuestros abogados laboralistas procederán a interponer un incidente de no readmisión.

Si la empresa optó por indemnizar y no paga inmediatamente después de que la sentencia adquiera firmeza, nuestros abogados laboralistas presentarán la respectiva demanda ejecutiva.

Una vez recibido el incidente de no readmisión el juzgado citará a las partes a una vista. En ella se determinara la causa de la no readmisión. Si el empresario no acudiera o la no readmisión se debiera a que la empresa ha sido liquidada, se procederá en ese momento a extinguir la relación laboral. En este caso, el despido se entenderá realizado el mismo día de la vista del incidente de no readmisión, debiendo la empresa, o en su caso FOGASA, abonar los salarios de tramitación hasta esa fecha.

Tipos de despido

Dado que nos puedes llamar sin compromiso, primero te recomendamos informarte bien sobre tu caso y cómo ha sido llevado a cabo todo el proceso. Cuando hablamos de despidos podemos encontrar tres tipos:

Despido procedente

El empresario cesa el contrato con el trabajador por una causa justificada y bien alegada. En cualquier caso, las causas de este despido siempre tienen que ser causas objetivas y no estar sujetas a opiniones.

Muchas veces se dan despidos disciplinarios por incumplir obligaciones laborales, ya sea reiteradamente en el tiempo o por causas graves. En cualquier caso, este tipo de despidos disciplinarios tienen que estar fundados con pruebas.

Al ser un despido procedente, no corresponde ninguna compensación. El problema está en que los trabajadores no suelen saber si el despido que han sufrido es o no procedente, por lo que, por norma general, solemos aceptarlo sin investigar. Os sorprendería la cantidad de despidos que se efectúan de manera ilegal.

Es la empresa la que tiene que demostrar que la causa del despido es completamente objetiva y, en ningún caso, el trabajador tendrá que probar en primera instancia el cumplimiento de su trabajo. Si la empresa es incapaz de probar estos hechos, el despido se considerará improcedente.

La cuantía de los despidos por causas objetivas como percepción de finiquito son 20 días de salario por año trabajado en la empresa.

Despido improcedente

Aquí vemos torcerse la situación del despido aún más. Si una empresa no tiene motivos objetivos o disciplinarios para el despido, este será improcedente. Existen muchos casos donde se dan despidos improcedentes sin que seamos conscientes de ello. Por ejemplo, no pueden despedirte alegando recortes de presupuesto y contratar acto seguido a alguien para tu puesto anterior.

Desgraciadamente, es el tipo de despido más común. Un juez deberá considerar el despido como improcedente, aunque no todas las denuncias de despidos improcedentes llegan a juicio. En muchos casos, las empresas hacen tratos con sus trabajadores para llegar a un acuerdo financiero.

Si esto último no ocurre, tendremos una indemnización de 33 días por año trabajado en la empresa o 45 días por año trabajado en caso de los años trabajados antes del 2012. El empleador también podrá ofrecer readmitir al despedido en su puesto de trabajo y pagar todas las mensualidades que debería haber cobrado mientras duró el despido improcedente.

Despido Nulo

En estos casos, el empleador despide por motivos que atentan contra los derechos humanos del trabajador y se procede a la nulidad del despido impugnada por un juez. No pueden despedirte por razón de sexo, embarazo, raza u orientación sexual entre otras causas de discriminación.

Se procederá a la readmisión del trabajador, el pago de las nóminas correspondientes en el tiempo que estuvo despedido y una remuneración por daños y perjuicios ocasionados según el caso.

¿Cómo saber si mi despido es improcedente o nulo?

La mayoría de las veces, contamos conque el despido es procedente y tratamos de no pensar mucho en ello. Como os hemos comentado, la mayoría de despidos son improcedentes. Es decir, si investigáis un poco el despido, os daréis cuenta de que no se produjeron de la manera correcta.

Para poder verlo con calma y entender todos los sucesos, lo mejor es que contactéis con un abogado laboralista y presentéis todos los datos que os harían sospechar que son despidos improcedentes.

Conversaciones grabadas, emails y documentos escritos son las pruebas que otorgan más peso frente a un posible juicio. Intentad reunir todo antes de dar el paso hacia la reclamación de lo que os pertenece.

1a Consulta Gratis

Teléfono de contacto:

Te llamamos par concertar la cita: